Edduardo Marchan Mano Amiga

Edduardo Marchán es egresado de la primera promoción de Mano Amiga Filas de Mariches. Estudió desde cuarto grado de educación básica, siete años en total hasta su graduación.“Estoy convencido de que es más adecuado decir que Mano Amiga no cambió mi vida, sino que ayudó a moldearla, a construirla.”

Edduardo considera que hubo tres aspectos importantes en los que su colegio ha influenciado su vida en gran medida. Para Edduardo, la importancia de la educación religiosa iba en paralelo con el pensum de estudio. Comenta que quizás, en ese momento no le parecía tan interesante o prioritario como lo considera hoy en día. Sin embargo, da gracias por haber tenido una buena base de religión católica. La calidad de los profesores que lo acompañaron durante sus años en Mano Amiga, los considera cruciales igualmente.  

 

“Muchos de los profesores que me acompañaron en Mano amiga enseñaron con el ejemplo, con dedicación y vocación. Creo que nos dieron una perspectiva clara de que no es necesario conformarse con poco, que podemos lograr más, ser mejores”.

Menciona igualmente, el particular esfuerzo por apoyar a las familias. Considera que en su caso, tuvo la suerte de contar con la guía, ejemplo y apoyo de sus padres. Pero fue testigo de cómo Mano Amiga se convirtió en la familia de muchos otros jóvenes que no contaron con la fortuna de tener el apoyo de padres o familiares.

Edduardo Marchan Egresado Mano Amiga

Edduardo recuerda que haber estudiado en Mano Amiga le abrió las puertas al desarrollo profesional. Antes de su graduación de bachillerato, ya contaba con una beca del 100% de sus estudios de Ingeniería de Producción en la Universidad Metropolitana.

Este joven no ha dejado de prepararse a nivel académico, profesional y personal para lograr las metas que se ha propuesto a lo largo del camino. Tras haber obtenido el título de Ingeniería en Producción de la Universidad Metropolitana, obtuvo un Master en Administración de Empresas en el IESA y durante sus estudios de post grado tuvo la oportunidad de realizar un intercambio de un mes en la prestigiosa institución Babson College en Boston, Massachusetts. Su preparación académica le ha abierto las puertas a su vez, para desempeñarse profesionalmente en las mejores empresas Venezolanas.

“Siempre he querido retribuir a los demás por las oportunidades que han llegado a mi vida, no sólo a la comunidad, sino a quien pueda. Mano Amiga fue una bendición para mí y para mi familia, estaré siempre agradecido con Dios y mis profesores por todo lo aprendido durante esos años en mi querida casa de estudios.”